‘Molesta e indigna el estilo autoritario y caudillesco de Correa’, entrevista a Alberto Acosta

NOTA: El texto completo de la entrevista está anexo.

http://www.elmundo.es/internacional/2015/08/12/55c21ad7268e3ec5218b457e.html

ENTREVISTA

Alberto Acosta, ex presidente de la Asamblea Constituyente de Ecuador

‘Molesta e indigna el estilo autoritario y caudillesco de Correa’

  • ‘Las movilizaciones de este mes de agosto ratifican el malestar reinante’

  • ‘Podemos se parece a Correa, pero tiene una línea más zigzageante casi desde el inicio’

  • ‘La libertad de expresión está amenazada, e inclusive en retirada, en Ecuador’

  • ‘Mi lucha por la democracia es en las calles, tanto como en la reflexión como en el debate’

Alberto AcostaAlberto Acosta

Cristina Zueger A.
Actualizado:12/08/2015 17:21 horas1

  • Facebook
  • Twitter
  • Ver más

En la últimas semanas el popular Gobierno de Rafael Correa en Ecuador ha tenido que enfrentarse a marchas y movilizaciones en contra de su gestión. La caída del precio de los hidrocarburos ha significado un revés en su gestión, obligándolo a buscar políticas antipopulares como un impuesto a las herencias.
Para este 13 de agosto se espera que la marcha indígena, convocada en todo el país, llegue a la ciudad de Quito para pedirrectificaciones al Gobierno.
Para entender la situación actual que atraviesa el país, EL MUNDO ha hablado con Alberto Acosta, economista y reconocido políticoecuatoriano. Acosta llegó a desempeñar cargos importantes dentro del Gobierno de Rafael Correa. En 2007, fue nombrado ministro de Energía y Minas, diez meses después, ocupó la presidencia de la Asamblea Nacional Constituyente. Fue ideólogo de la Revolución Ciudadana, movimiento político que condujo a Rafael Correa a la presidencia del Ecuador en 2006.
Tras algunos meses en el Gobierno, Acosta se distanció del oficialismo tanto por desencuentros con el movimiento como con el propio Correa. En 2013 fue candidato a la presidencia del Ecuador por la Unidad Plurinacional de las Izquierdas, una coalición de partidos políticos y movimientos sociales muy crítica con el Gobierno.
Acosta sostiene que en la sociedad ecuatoriana “el desencanto crece aceleradamente por todos los rincones”. Habla de Podemos, de la libertad de expresión, de Venezuela y de su lectura sobre las marchas indígenas de protesta que vive el país.

¿Hay desencanto en la sociedad ecuatoriana frente a la revolución ciudadana?Eso es inocultable. Ese desencanto crece aceleradamente por todos los rincones de la sociedad. Poco a poco grupos cercanos al gobierno, sean sectores populares, no se diga las clases medias, o inclusive algunos representantes de los grandes conglomerados económicos a los que tanto ha beneficiado Correa, van tomando distancia. Las movilizaciones de este mes de agosto ratifican el malestar reinante. Las organizaciones indígenas y de trabajadores, a la cabeza la CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) y el FUT (Frente Unitario de Trabajadores), han convocado una serie acciones de protesta, que se iniciaron el domingo 2 de agosto en el sur oriente del país, con una marcha hasta la ciudad de Quito. El día 10, el inicio del levantamiento indígena. Y el día 13, un paro nacional, que entre otras exigencias, plantea el archivo de una serie de reformas a la Constitución (inconstitucionales, por lo demás), que entre otros temas incluye la reelección indefinida.¿Se podría considerar que las protestas expresan más un malestar por una forma de gobernar que el estar en contra de las propuestas de ley de herencia y plusvalia?Estos dos proyectos de ley, que asoman como la causa de las recientes protestas sociales y ciudadanas, apenas son una suerte de “gota que derramó el vaso”. Por cierto también molesta e indigna el estilo autoritario y caudillesco de Correa. La lista de razones que explican las protestas es larga. Y crece cada día. Los decretos antiobreros, entre otros el decreto 813, que establece -textual- la compra de la renuncia obligatoria para los servidores públicos. Las disposiciones que limitan a las organizaciones de la sociedad civil, como el ya mencionado decreto 16 a través del que sepuede cerrar cualquier organización inclusive social, como podría ser inclusive alguna agrupación indígena o sindical. La persecución y criminalización a los defensores de los derechos humanos y de la Naturaleza. Las estructuras legales y burocráticas que atropellan los derechos de las mujeres, como el Plan Familia orientado a controlar el embarazo adolescente a través de principios morales cercanos al OPUS DEI o el bloqueo presidencial para que se discuta en la Asamblea Nacional la cuestión del aborto.Usted ha sido muy crítico con el gobierno, sobre todo, con el tema de la iniciativa Yasuní ITT (planteaba dejar el petróleo bajo tierra en uno de los sitios de mayor diversidad del planeta, a cambio de unacompensación económica internacional) y la política ambiental impulsada por este gobierno ¿Percibe usted un surgimiento de unos partidos políticos verdes en el país? De ser así ¿Cuáles serían los retos a los que estos grupos enfrentarían? ¿Está el Ecuador preparado para el surgimiento de partidos políticos verdes?En Ecuador no hay todavía un partido verde. El movimiento indígena asume la defensa de la Pachamama o Madre Tierra como algo propio de su visión del mundo y de sus formas de vida. Eso si, cabe destacar que, en los últimos años, a raíz de que el Gobierno y el propio presidente Correa no dieron la talla para cristalizar la Iniciativa Yasuní-ITT, se constituyó un colectivo de jóvenes, los Yasunidos, que han asumido la defensa del Yasuní y de la Naturaleza, enfrentandola intolerancia y autoritarismo del Gobierno, así como sus políticas extractivistas.Es posible que el Ecuador deje el petróleo o la minería como fuentes principales de ingresos y cambie de matriz productiva, pasando de una economía de recursos finitos a una de recursos infinitos?Eso no solo que es posible, sino indispensable. Para salir del subdesarrollo y construir el Buen Vivir o sumak kawsay, entendido como una alternativa al desarrollo, urge dar paso a una estrategia posextractivista. Algo que no impulsa el gobierno de Correa. Y no solo que no lo intenta, sino que Correa se ha convertido en el mayor promotor del extractivismo en la historia de la República: amplía la frontera petrolera al Yasuní y al sur de la Amazonía y abre la puerta a la megamineria; estos dos puntos no lo consiguieron los regímenes neoliberales. Hay más, Correa fomenta el extractivismo agrícola: vía monocultivos, incluyendo losagrocombustibles para seguir alimentando automóviles. Incluso impulsa el extractivismo turístico en las Islas Galápagos, al permitir la construcción de complejos turísticos para millonarios.Los países referentes para la revolución ciudadana: Cuba, Venezuela, Argentina han fracasado o están cambiando de rumbo. ¿Ecuador, se queda solo?La ahora mal llamada revolución ciudadana, que ya no tiene nada de revolucionaria y menos de ciudadana, tuvo como referente fundamental la realidad ecuatoriana. El Plan de Gobierno de Alianza País 2007-2011, elaborado con una gran participación de amplios segmentos de la sociedad, fue la base para esta propuesta política y luego para la discusión, la elaboración y aprobación de la Constitución de Montecristi en el año 2008, en un ejercicio democrático inédito, algo a ser destacado en un país que desde 1830 tiene ya 20 constituciones; ejercicio que me honró dirigir como presidente de la Asamblea Constituyente. De allí para acá este proceso político, encarnado en el gobierno de Rafael Correa, que despertó tantas expectativas e ilusiones, se fuedistanciando sistemáticamente de sus orígenes. El propio presidente Correa lo reconoce, una y otra vez, su gobierno ha asumido como objetivo modernizar el capitalismo en el Ecuador. Nada de revolución.¿Y en el contexto regional?Eso no niega la posibilidad de leer este proceso también en el contexto regional. En América Latina, con diversos matices, salvo en Colombia y Perú, se constituyeron gobiernos de tinte progresista en esta época. Fueron manifestaciones de rechazo al neoliberalismo destructor y de búsqueda de caminos para la integración regional; en el primer ámbito, los esfuerzos posneoliberales han conducido a procesos de modernización capitalista y, en el segundo, muchos más son los discursos que las concreciones. Lamentablemente esos gobiernos, unos más y otros menos, no han superado las lógicas autoritarias, no han posibilitado la construcción de esquemas participativos en la toma de decisiones, no han logrado adecuados niveles de eficiencia, tampoco han eliminado las viejas prácticas corruptas; y, a la postre, han terminado por ser simplemente gestores de esquemas modernizantes, dentro del capitalismo periférico, es decir a tono con los cambios que se están dado en la división internacional del trabajo.¿Qué tienen de similar Podemos y Alianza País?Sin tratar de llegar a comparaciones y similitudes simplonas, cabría anotar que en ambos casos estas organizaciones políticas surgen luego de amplios procesos de protesta ciudadana: en España, los indignados en el año 2011, y en Ecuador, la rebelión de los forajidos, en Quito, el año 2005; en este país andino, cabe tener presente, pesó mucho más la enorme influencia que tuvieron las largas luchas populares, sobre todo indígenas, campesinas, sindicales, feministas, estudiantiles y ecologistas, cuyas organizaciones fueron artífices del triunfo de Correa en el año 2006, y que ahora están siendo acosadas o aún divididas por este régimen bonapartista. Otra similitud se podría encontrar en que estas dos agrupaciones políticas intentan cambios profundos sin necesariamente transitar por el sendero de las tradicionales instituciones. Alianza País fue mucho más coherente en este empeño durante los primeros dos años de su gestión, hasta que se aprobó la Constitución de Montecristi en el año 2008; recordemos que, aprovechando el desgaste de las instituciones políticas, a la cabeza el parlamento, con el fin de forzar una asamblea constituyente, no se presentaron candidaturas para las diputaciones en el año 2006, en las elecciones en las que ganó Correa como presidente de la República. En Podemos encontramos una línea más zigzageante casi desde el inicio.¿Existe libertad de expresión en el país?No hay duda, la libertad de expresión está amenazada e inclusive en retirada. Si antes los grandes grupos económicos directa o indirectamente tenían elevados grados de control sobre los medios de comunicación y a través de ellos influían en la sociedad, hoy el emporio de medios de comunicación gubernamental -para nada público y el más grande que hemos conocido en la historia del país- cumple el mismo papel de control de la información y comunicación que tenían los grupos más grandes privados. Se ha transformado en una herramienta para intentar intimidar y disciplinar a la sociedad.¿Usted se siente censurado?Personalmente viví, en determinados momentos en laépoca neoliberal, la exclusión por parte de los medios de comunicación privados; por ejemplo cuando se impuso la dolarización en el año 2000. Ahora la exclusión se da perversamente por parte de los medios gubernamentales y privados. Los primeros buscan alguna declaración opositora muchas ocasiones solo para manipularle y utilizarla en contra de quien se opone al gobierno. En la otra orilla, muchos medios privados se van callando temerosos de la censura correísta; a la que se suma un poderoso aparataje de espionaje gubernamental, denunciado documentadamente, a quienes se oponen al régimen. Pero hay otras manifestaciones de censura a la libertad de expresión. La criminalización de la protesta popular, que atropella el artículo 98 de la Constitución que nos garantiza el derecho a la resistencia frente a acciones u omisiones del poder. También se puede mencionar que el gobierno puede disolver organizaciones de la sociedad civil a través del inconstitucional Decreto 16.En el 2017, ¿estará Alberto Acosta liderando una lista presidencial? de no ser así, ¿piensa apoyar oficialmente a algún candidato?Mi lucha por la democracia es en las calles, tanto como en la reflexión y en el debate. No tengo ninguna aspiración electoral o burocrática. Mi esfuerzo estará siempre del lado de los sectores populares, desde donde espero que surjan candidaturas y planes de gobierno para asumir el reto de construir democráticamente una sociedad democrática.

Entrevista EL MUNDO (2).pdf

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Otros temas de interés. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s